Érase un old bluesman, negro, gordo y orondo como el cuerpo de su vieja Gibson, Lucille. Era el rey de un reino sureño de doce compases melancólicos, fundado por esclavos, en el cálido delta de un ri