El terrorismo siempre es fascismo


Condenamos con toda la rotundidad estos criminales atentados terroristas. Y sobre todo trasladamos todo nuestro apoyo y solidaridad a las familias de las víctimas, a los heridos y al conjunto de la sociedad belga

 
A las ocho de la mañana dos explosiones han provocado el terror en el aeropuerto de Bruselas- Zaventem. Una de ellas en el hall principal, y según las últinas informaciones, otra en el mostrador de facturación de American Airlines.

Apenas una hora y media después, otra explosión se ha registrado en la estación de metro de  Maelbeek, muy cerca del centro de Bruselas y los edificios que albergan las instituciones europeas.

Todo indica que se trata de una cadena de atentados terroristas provocada por el ISIS, tres días después de la detención en Bruselas del yihadista Salah Abdeslam, responsables de lo atentados de París de noviembre que provocaron 130 muertos.

La televisión belga AVR anuncia 13 muertos y 35 heridos graves en el atentado provocado en el aeropuerto. Otros medios belgas anticipan al menos diez víctimas mortales a causa de las explosiones en metro.

Desde De Verdad queremos condenar con toda la rotundidad estos criminales atentados terroristas. Y sobre todo trasladar todo nuestro apoyo y solidaridad a las familias de las víctimas, a los heridos y al conjunto de la sociedad belga.

El terrorismo siempre es fascismo, siempre sirve a lo más oscuros intereses y contribuye a imponer los más abyectos planes.

Los autores de estos criminales atentados son un ataque criminal contra la democracia y la libertad que todos sufrimos más allá de nuestra nacionalidad, raza o religión. No conseguirán sus negros objetivos, porque van a encontrarse con un contundente y unitaria respuesta de todos los pueblos en defensa de la libertad y la paz.

Todos los demócratas debemos unirnos para enfrentarnos al terrorismo, que siempre es fascismo, venga de donde venga.

Denunciamos con toda rotundidad el terror que significan los atentados, cuyos responsables deben ser perseguidos, hasta su último responsable, y juzgados.

Previous Legionella, el peaje
Next El laberinto americano

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *