La Propera pell


La Prospera pell, un thriller sobre la identidad, dirigida por Isaki Lacuesta e Isa Campo, gana el Premio especial del jurado en el Festival de Málaga

Un adolescente desaparecido regresa tras ocho años, cuando todos lo daban por muerto, y se incorpora a la vida familiar marcada por el misterio de su desaparición. Poco a poco surgirá la duda de si realmente se trata del niño desaparecido o de un impostor.

Felicidades por los premios recibidos. La intriga sobre la verdadera identidad del hijo, ¿es solo un mecanismo narrativo de suspense o es medular en toda la historia?

Isaki.- Ambas cosas. La película es una mezcla de drama psicológico y thriller. El thriller añade suspense pero también permite al espectador preguntarse sobre los personajes empatizando o no con ellos. La historia nos coloca en distintos estados emocionales y en distintas actitudes.  Nos inspiramos en noticias publicadas en prensa sobre chicos reaparecidos que algunos resultaron ser impostores pero otros no. El tema nos permitía hablar sobre las relaciones familiares o relaciones de amor que nos interpelan a todos pero llevadas muy al extremo. Cada día nos enfrentamos a pequeños dilemas morales pero no nos damos cuenta porque son muy cotidianos pero el cine tiende muchas veces a polarizar y  llevar al extremo esos conflictos.

La figura del doble tiene una gran tradición en la literatura y en el cine. ¿Qué aspecto os interesa más?

Isa Campo.- Al principio nos interesaba más la impostura, pero según fuimos trabajando nos interesó más la parte emocional. La bipolaridad es el punto de partida de toda la película. En la película la relación entre los personajes supera los lazos de sangre, del entorno o familiares.

Isaki- El doble nos permite hablar de los posibles yos que no desarrollamos,o sobre los múltiples aspectos de la personalidad que la vida no nos permite desarrollar. Leo o Gabriel regresa a un pueblo tan pequeño en el que la personalidad no pertenece solo a uno sino que se ha convertido casi en una entidad colectiva, Por más que quieran cambiar de vida Ana y él todo su entorno les recuerda constantemente quién eras o quien creían que eras y como debería ser tu vida. Pero como sí ocurre en la obra de Pessoa todavía estan a tiempo de poder ser otra persona.

El paisaje, en medio de la nieve, es muy hostil. ¿es un personaje más?

Isa -En una gran ciudad tienes libertad para construir la identidad que desees, por eso  la historia se desarrolla en un pueblo donde el paisaje y el ambiente es totalmente hostil y opresor a contracorriente de todos los impedimentos físicos y familiares y contra la memoria y el olvido.

Isaki- Es opresor depende de como se mire, porque también según avanza la historia se descubre que el pueblo no es tal como parece, siempre desde el punto de vista de Leo-Gabriel. Pero sí que la sensación física del entorno tiene unas connotaciones con las que hemos querido jugar. Yo he vivido en un pueblo pequeño en Cataluña y tu margen de vida privada es menor que en las ciudades grandes en las que te encuentras constantemente con gente que no conoces.

En La Prospera pell los vínculos familiares van más allá de los lazos de sangre. ¿Hay una necesidad de amar más allá de las normas o convenciones?

Isaki. Hay un momento en que no están seguros de si son familia sanguínea o no pero tienen tal necesidad de quererse que están dispuestos a romper las convenciones de la familia. Es algo también muy habitual en la actualidad que hemos querido reflejar

El trabajo de los actores es fundamental en un drama de personajes como éste. ¿Qué pautas les habéis dado?

Isa- Más que pautas trabajamos en la construcción de los personajes juntos. Tuvimos la suerte, no se si por la crisis o porque se implicaron mucho en el proyecto de ensayar mucho tiempo con ellos en preproducción. Ensayamos en solitario, por parejas, los cuatro juntos aunque no fuera su escena... Escribimos muchísimo durante ese proceso y continuamos ensayando ya en las localizaciones. Los personajes ya llegaron al rodaje completamente creados. Durante el rodaje dábamos alguna pauta según como se veía en cámara pero lo fundamental ya venía hecho.

Isaki. Hubo mucho trabajo de mesa que se hace mucho en teatro pero en cine es poco habitual por razones económicas. Además tuvimos tiempo para ensayar en las localizaciones, incluso alguna secuencia, como la de la caravana pudimos ensayarla con cámara y sonido y grabarla como ensayo coreografiando los movimientos de cámara. Es una película que uno de sus temas de fondo es precisamente la propia actuación, la impostura... algo que hacemos todos cada día cuando al hablar con personas distintas cambiamos de tono y de actitud. No hablamos igual con nuestra madre que con otras personas por ejemplo. Estamos muy contentos de que los cuatro actores principales que queríamos que participaran en la película pudieran estar así como del resto del equipo.

Coodirigir no es muy común en el cine. ¿Enriquece el proceso de creación?

Isa- Hemos vivido mucho tiempo con este proyecto y nos parecía lo más natural. Ya habíamos trabajado en otros proyectos juntos y tampoco ha sido un gran salto.

Isaki- Siempre te sube el listón. En la producción de color, en mezclas …las decisiones eran compartidas y cuatro ojos ven siempre más que dos. Dirigir juntos da seguridad porque permite valorar el trabajo con perspectiva. Lo mismo ocurre con el guión. Llevábamos ocho años escribiendo el guión y decidimos llamar a Fran Araújo porque habíamos perdido toda la perspectiva y necesitábamos de la experiencia de un guionista profesional.

La ausencia del padre se repite en esta película como en otro trabajo anterior tuyo, La leyenda del tiempo. ¿Tiene algún significado especial para ti?

Isaki- Es extraño, he tomado conciencia ahora. Ocurre muy a menudo, uno no trabaja con planes preestablecidos y se da cuenta a posteriori. Teníamos muy predefinidos ciertos temas como la figura del doble o la impostura pero no la muerte del padre. En Cravan vs Cravan el personaje se convierte en quien es por la ausencia de un padre que el mismo inventa y que es Oscar Wilde y La leyenda del Tiempo es la historia también de dos orfandades, la de los hermanos de San Fernando y la de la chica que llega a Cádiz huyendo de la muerte de su padre. Se repite también en Los Condenados y en Los pasos dobles; casi toda mi filmografía gira en torno a ese tema y no sabría explicar porqué. Conversaciones que tengo pendientes con mi padre...

La frontera es importante en la historia, por el escenario mismo donde se desarrolla la historia y por la grabación en tres lenguas...

Isa.- La historia ocurre en un pueblo en la frontera con Francia, en la que se mezcla el habla del castellano y el catalán en las casas. Gabriel aparece en la zona francesa y acaba en un pueblo al otro lado de la frontera. Ana es de fuera y chapurrea francés, y sobre todo Gabriel habla un catalán muy afrancesado aunque a medida que se va adaptando al pueblo lo va perdiendo aunque le aparece en momentos puntuales. Cada personaje habla en una determinada lengua pero cuando se acercan emocionalmente a otros personajes cambian de lengua.  Resulta muy interesante como los personajes juegan con las tres lenguas. Ana cambia en el baile final del catalán al castellano en un momento clave cuando le pregunta: ¿Me quieres?

Isaki.-Ese juego con las lenguas es muy interesante. La mezcla de distintas lenguas se da permanentemente y de forma natural en la vida cotidiana y sin embargo en el cine o la televisión no se refleja nunca por miedo a algo tan ridículo como los subtítulos.

Es muy bonito verlo, más con la naturalidad que lo mostráis. En una riqueza  de nuestro país que sin otras connotaciones es bueno potenciarlo

Ojalá todo el mundo pensase igual. Porque es un registro que añade realismo a las escenas pero desgraciadamente las cifras del cine subtitulado son muy desalentadoras.

Como en la obra de Pessoa todavía estamos a tiempo de ser otra persona

Isa Campo
Isa Campo

   Isa Campo (1975) es guionista, realizadora, productora y profesora de dirección cinematográfica en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Ha escrito los largometrajes de ficción “Los condenados” (premio FIPRESCI Festival de San Sebastián de 2009) y “Los pasos dobles” (Concha de oro Festival de San Sebastián 2011), así como los documentales “La noche que no acaba”, “El cuaderno de barro”, todos ellos dirigidos por Isaki Lacuesta y “Game over” (Premio Gaudí 2016) realizado por Alba Sotorra. Ha dirigido cortometrajes y videoinstalaciones como “Lugares que no existen. Goggle Earth 1.0”, “Mapell”, “Luz Azul”, “Mullada Llum” y “El retablo de las adivinaciones”.“La próxima piel” es su primer largometraje como directora.

El doble nos permite hablar de los posibles yos que no desarrollamos

   

Isaki La cuesta
Isaki Lacuesta

   Isaki Lacuesta (1975) es director de ocho largometrajes, entre ellos “La leyenda del tiempo”, “Los condenados” y “Los pasos dobles”. Sus películas han sido mostradas en centros artísticos como el MOMA, la National Gallery de Washington (donde le dedicaron la retrospectiva “The artist’s ruse”) y proyectadas en ciclos integrales en varios países. Es comisario del pabellón de Cataluña en la Bienal de Venecia de Arquitectura 2016. Su carácter de artista mestizo también ha dado lugar a colaboraciones con coreógrafos (codirigió el espectáculo de danza contemporánea “Tranç” con Cesc Gelabert y La Veronal), músicos (Pau Riba, Kiko Veneno, Albert Pla, El Teatre Magnètic) y pintores (Miquel Barceló,Frederic Amat, Perejaume), así como sus múltiples colaboraciones en medios escritos.

La bipolaridad es el punto de partida de toda la película.

   “En especial, nos interpela y atrae la relación de madre e hijo, la inmensa necesidad de amor que ambos tienen y que les lleva a fabricar una relación familiar a medida, recordando, olvidando o recreando el pasado según les convenga, porque ya no pueden renunciar a los vínculos que se han creado entre ellos.

   Desde el principio, nos planteamos “La próxima piel” como un proyecto que debíamos crear a cuatro manos, porque pensamos que la construcción de estos personajes se enriquecería al desarrollarla simultáneamente desde la doble perspectiva masculina y femenina: comprendiéndolos y observándolos al mismo tiempo desde dentro y desde fuera. Esta doble mirada es la que buscamos durante la escritura de las sucesivas versiones del guión, y a medida que avanzábamos comprobamos que nos era fructífera, que nuestras aportaciones se complementaban para construir las psicologías de los personajes. Esta ha sido una película de escritura sedimentada, elaborada durante varios años, y forzosamente transformada por el cedazo de nuestras propias vivencias: la experiencia del embarazo, la maternidad, la paternidad, la consiguiente transformación de las relaciones familiares y de pareja, así como la conciencia que uno mismo tiene sobre ellas, el miedo indefinido que aparece con el nacimiento de un hijo… todos estos hitos cotidianos –tan naturales y a la vez extraordinarios- son lo que hemos vivido mientras escribíamos “La próxima piel” y, seguramente, la película esté impregnada de algunas de estas emociones en primera persona, de esta implicación íntima.”

Isa Campo

Isaki Lacuesta

Previous Callback
Next La Isla mínima

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *